Tipos de suelos para construccion

Tipos de suelos para construccion

El suelo en construcción se refiere al suelo que se utiliza para la construcción de edificios y estructuras. El suelo utilizado en la construcción debe cumplir con ciertos requisitos de calidad, como la capacidad de soportar las cargas y las tensiones que se aplican en la construcción, así como la resistencia a la erosión y la compactación.


Tipos de suelos para construccion

Hay varios tipos de suelo utilizado en la construcción, incluyendo:


  • Suelo de relleno: es el suelo que se utiliza para rellenar zanjas, terraplenes y otras áreas bajas.
  • Suelo compactado: es el suelo que se compacta para aumentar su densidad y resistencia.
  • Suelo granular: es el suelo que se compone de partículas gruesas, como grava y arena, que se utiliza para construir caminos, estacionamientos y otras estructuras.
  • Suelo arcilloso: es el suelo que se compone de partículas finas, como arcilla, que se utiliza para construir cimientos y otras estructuras.
  • Suelo orgánico: es el suelo que contiene materia orgánica, como hojas y ramitas, que se utiliza para construir jardines y parques.
  • Suelo estratificado: es el suelo que se compone de capas de diferentes tipos de suelo, como arcilla y grava, que se utiliza para construir cimientos y otras estructuras.


Es importante utilizar suelos adecuados para la construcción, ya que los suelos de baja calidad pueden aumentar el riesgo de fallas estructurales y erosión del terreno, además de generar costos adicionales para reparar o corregir problemas.


Importancia del suelo construccion


El suelo es esencial para la construcción de edificios y estructuras, ya que proporciona una base sólida y segura para la construcción. El suelo debe cumplir con ciertos requisitos de calidad para garantizar la estabilidad y la seguridad de las estructuras construidas.


Algunos de los aspectos más importantes en cuanto a la importancia del suelo en la construcción incluyen:


  • Capacidad de soportar cargas: El suelo debe ser capaz de soportar las cargas y las tensiones que se aplican en la construcción, como el peso de los edificios y las estructuras, así como el tráfico vehicular y peatonal.
  • sistencia a la erosión: El suelo debe ser resistente a la erosión, ya que la erosión puede debilitar la estructura del suelo y aumentar el riesgo de fallas estructurales.
  • Compactación: El suelo debe ser compactado adecuadamente para aumentar su densidad y resistencia, lo que ayuda a evitar problemas de estabilidad y seguridad.
  • Drainage: El suelo debe permitir una buena drenaje, para evitar problemas de humedad y erosion del terreno.
  • Comportamiento en situaciones extremas: El suelo debe ser capaz de resistir condiciones climáticas extremas, como lluvias intensas, sequías prolongadas, terremotos, entre otros.
  • Seguridad: El suelo debe ser seguro para construir, no deben existir riesgos en el subsuelo como rocas, huesos, entre otros elementos que puedan comprometer la seguridad de la estructura construida.


En resumen, el suelo es un factor crucial en la construcción, ya que proporciona una base sólida y segura para la construcción de edificios y estructuras. 


Sin comentarios